jueves, 14 de abril de 2016

#2wTREE_011 - Así se construye Bangladesh.

   "Países como India, Bangladés o Indonesia no pueden competir con el primer mundo en tecnología, por eso usan el mismo as en la manga para seducir al mundo globalizado: su enorme cantidad de mano de obra no especializada. Cientos de miles de personas que se ofrecen en países como Singapur o..."


   "Así se construye Bangladés" fue mi artículo de colaboración con la sección "En Primera Línea" del suplemento digital PLANETA FUTURO del periódico EL PAÍSFue publicado el pasado 4 de abril de 2016.

   Las ideas descritas en el artículo fueron expuestas en la charla coloquio
"El Otro Lado" para la Biblioteca Municipal de Torre de Juan Abad en Ciudad Real organizada por 2wTree. Fue el pasado día 5 de Noviembre 2015 a las 5:30h. de la tarde en el salón de lectura principal y la puedes ver aquí.

   Un fuerte abrazo a todos,    

   Miguel Vélez.

19 comentarios:

  1. Querido Miguel, soy Patrick Sandoval, segundo de la Embajada en Dhaka. He de felicitarte por tu artículo. En primer lugar por lograr "colarte" entre las páginas del periódico más importante de nuestro país, y en segundo lugar porque el contenido te honra. Coincido plenamente con tu lectura sobre la forma de combatir la pobreza y creo que personalmente estás haciendo una labor de la que puedes estar orgulloso.

    Un abrazo,
    Patrick Sandoval - Embajada de España en Bangladés.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer tu articulo. Durante su lectura me ha surgido la imagen de una tela deshilachada, descompuesta y rota, paupérrima en su continuidad; la "historia" salta de un lado a otro, parece como si no hubiera urdimbre en su discurso, pero, al final, descubres que todos esos hilos, esos jirones, están inevitablemente unidos por la humanidad que desprenden cada una de tus palabras. Gracias por compartir, y enhorabuena.

    Jorge.

    ResponderEliminar
  3. Por fin he tenido un momento para leer tu artículo. Me gusta la humanidad que desprende, como todo lo que escribes y me encanta la parte donde hablas de oficio en vez de trabajo. Aunque digas que es un término obsoleto, a mí me ha resultado más entrañable. ¡Genial!

    Lola.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué razón tienes al distinguir entre profesión y oficio. Pero, ¿Quién no ha aprendido a pie de obra? Yo misma. La lectura me ha recordado la última vez que ti vi, donde expusiste estas mismas ideas en la biblioteca de nuestro pueblo, la Torre de Juan Abad. Sigue escribiendo.

    Besos, Josefina.

    ResponderEliminar
  5. Magnifico artículo publicado en El País, amigo y compatriota, reflexionando sobre tu experiencia trabajando como arquitecto en Bangladesh. Alejado de los típicos clichés que acostumbran a inundar muchos textos sobre cooperación y países en desarrollo. ¡Enhorabuena!

    Miguel Ángel Calero.

    ResponderEliminar
  6. Miguel, estoy muy orgulloso de que hayas llevado tu Bangladesh a la prensa española. Insistir e insistir y tener algo que contar es lo que se necesita para escribir y no haber calentado silla en una universidad.

    Luis Garrido-Julve.

    ResponderEliminar
  7. ¡Enhorabuena, maestro, has desvelado la parte más bella y gratificante de nuestra profesión!

    José María Lozano.

    ResponderEliminar
  8. Si más personas así estuviesen en puestos de responsabilidad, otro gallo cantaría.

    Esther Castaño.

    ResponderEliminar
  9. Hace mucho, mucho, que no nos vemos, y como no soy muy asidua del FB no sabía qué hacías realmente "por esas tierras", pero al leer el artículo me ha venido un recuerdo nostálgico del "insti" y me he sentido orgullosa de haber tenido un compañero de clase con estas metas. Me alegra mucho la labor que estás haciendo y de q seas feliz con ello. Un abrazo.

    Vanessa Mancebo.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado, y me ha producido sana envidia, rezuma felicidad e interés. Ya imagino que todo es más duro de lo que parece pero eso transmite: esperanza.

    Fernando Martín.

    ResponderEliminar
  11. Un artículo estupendo, enhorabuena Miguel! Me ha recordado nuestra visita a la fábrica de ladrillos y el tiempo pasado en Dakha.

    Josemi Trasancos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Muy bonito el artículo, Miguel! Da gusto que reconozcan el trabajo de la gente como tú, que vais a llegar lejos, no sólo por la distancia a la que os encontráis, si no porque sois unos grandes profesionales. Un besazo.

    Julia Beamud.

    ResponderEliminar
  13. EL CAMINO

    Conocí a Miguel Vélez en Qatar hace ocho años, cuando daba los primeros y vacilantes pasos de su camino singular. Un camino de arena y luz, de miseria y alegría, de paciencia y amor, un camino sin fin que sólo se puede recorrer a pie. Hace ya tiempo que Miguel le tomó el paso y hoy es una gozada leer crónicas como ésta que le ha publicado "El País" y os acompaño.

    Felicidades Miguel por ver tu artículo en titulares que es algo de no despreciar, pero sobre todo por haber encontrado tu camino y andarlo con tanto garbo. Tú mejor que nadie sabes que el éxito es algo personal.
    Un abrazo.

    Juan Marín.

    ResponderEliminar
  14. Por lo que leo, muchos retos y satisfacciones. Bangladesh te está tratando bien. Además de ser buen arquitecto, veo que también eres un gran educador! Gracias por el artículo.

    Míster, Basurama.

    ResponderEliminar
  15. Muy buen artículo y muy enriquecedor, Miguel, como siempre. Me permite aprender más de tu labor, que es ante todo humana y social. Te felicito de veras por lo que eres capaz de llevar adelante y por tu empeño. Me ha gustado particularmente eso de cambiar a nuestro entorno y la metáfora de los arbolitos y los pobres.

    Llevo una época bastante chunga, no en lo personal, sino por lo que pasa en el mundo. Lo de Siria me está jodiendo mucho. Mi hermana vivió allí varias veces y durante bastante tiempo. Desde que soy pequeño oigo hablar de un país que ya no conoceré, o en todo caso, no como ella lo conoció. Supongo que después de las guerras llegan reconstrucciones, mira Sarajevo, o Ruanda, pero me parece muy heavy. Me gustaría hacer más por la gente pero no me gusta dar dinero que no sé bien donde va a llegar. Lo intento con el blog, pero siempre se puede hacer más. A veces me molaría que mi profesión ayudara más a la gente, como tú, por lo que te felicito.

    Abrazo fuerte,
    Borja.

    ResponderEliminar
  16. Wow, Miguel, that is great. I just read your article. It is really nice. Being honest, you are a true architect. Passion is the most important at work and passion is what you do. I do believe you will do good as architect.

    Cheers,
    Sonjoy.

    ResponderEliminar
  17. Hi Miguel,

    Just to let you know that I initially wanted to work in Hong Kong but it seems so difficult to find job there. Then my Japanese ex-boss contacted me to ask if I am willing to work in Bangladesh. Suddenly I remembered your writings and posts about your work experience in that country. I actually hesitated cos I know the situation there is not so good but I thought it's going to be an experience of a lifetime working there so why not try. So, I will leave soon my home in the Philippines to be there in shortly.

    Thank you very much for your heads-up about Bangladesh.

    Eduard Abastillas.

    ResponderEliminar
  18. Me ha gustado mucho, Miguel. Profundo y sencillo, para mí así doblemente profundo. Lo guardaré. Es fácil que lo comparta en clase, en algún momento o con alguien en particular cuando surja.

    Como maestro, llegué a la educación un poco con esta idea, acercar ideas por hacer algo ante mucha frustración. No por trabajo cómodo, que para mí no lo es en principio y era muy consciente de ello. Aunque espero lo sea para disfrutar de algo tan hermoso. Ahora es una de cal, una de arena, pero pesa, es complejo si lo tomas en serio.

    ¡Te mando un abrazo!
    Luis de Rodríguez.

    ResponderEliminar
  19. Buenos días Miguel,

    Estoy en la sala de espera del dentista, lo considero uno de los mejores espacios para estar concentrado en la lectura, por aquello que uno desea olvidarse de lo que viene cuando se acaba o se interrumpe.

    Tu artículo sobre Bangladesh y como se construye me parece divino. Me gusta la parte humana que destacas dentro de la parte técnica esencial. Me quedo también con el énfasis del Oficio versus Puesto de Trabajo, algo que tenemos perdido u olvidado y que en esos países aun existen, aunque solo sea por necesidad. Gracias por alegrarme esta espera.

    Leeré el otro de Casinos y Prostitución en otro momento.
    Ya te diré sobre el mismo.

    Un abrazo.
    Pepe

    ResponderEliminar